Fuente: Politiks.

23.06.2022.

Leopoldo López lleva más de un año exiliado en Madrid. Con un pie en la capital española y otro en Estados Unidos, se encuentra articulando la organización de los venezolanos en el extranjero, trabajando como Fellow en el Wilson Center en Washington DC y presionando por lograr una solución política en Venezuela.

Desde Madrid, López atendió al equipo de Politiks vía videollamada. Conversamos sobre las primarias en Venezuela, la negociación en México, el caso de los jóvenes de VP entregados al GOES por la alcaldía de Chacao y la reciente Cumbre de las Américas. 

Por primera vez públicamente, Leopoldo López da nombre y apellido de algunos de los involucrados en el 30 de abril de 2019.

La entrevista fue editada por motivos de extensión y claridad.  

-Llevas un año y medio en el exilio en Madrid. ¿Cuál es tu balance de estos años en la capital española? ¿Qué estás haciendo ahora? 

Yo salí de Venezuela, como millones de venezolanos, sin querer salir de Venezuela. Este ha sido un éxodo que ha llevado a millones de venezolanos a abandonar nuestro territorio, la inmensa mayoría buscando tres comidas al día, otros buscando medicinas, otros buscando oportunidades, otros buscando futuro y muchos otros por persecución. 

Las circunstancias me llevaron a tener que tomar la decisión de salir. Tengo que decir que el exilio no es fácil. Para nadie. Pero también es una plataforma desde la que podemos seguir impulsando la lucha por la libertad de Venezuela. 

Hoy me estoy dedicando a trabajar formalmente en desarrollar a profundidad el impacto que tiene el apoyo de países autocráticos a la dictadura de Venezuela. Entender bien cómo funciona esa estructura de cleptocracia que promueven las autocracias. En el caso de Venezuela, eso se puede identificar de manera muy clara. 

Para eso, estoy haciendo un Fellowship en el Wilson Center, un tanque de pensamiento en Washington DC. Llevo varios meses trabajando allí. Estoy trabajando al menos dos semanas al mes en los Estados Unidos con este tema.

Me he dedicado también a establecer contacto con varias universidades. Estuve el mes de marzo en la Universidad de Stanford trabajando estos temas. Estuve en la Universidad de Harvard. En paralelo, he venido conociendo más la diáspora de venezolanos en varios países. 

He tenido la oportunidad de viajar a varios países de América Latina. He estado en Perú, Chile, Colombia, Ecuador, República Dominicana, Guatemala, Costa Rica, Panamá y en varios países de Europa reunido con los venezolanos. Estoy convencido que es necesario organizar a los venezolanos que están en el extranjero. Hay distintas maneras de organizarlos y para distintos objetivos. 

Uno es muy evidente. Organizar a los venezolanos para promover y defender los intereses de los venezolanos en cada uno de esos países.

Luego, está la organización de los venezolanos para poder insistir en el cambio político que se tiene que dar en Venezuela. Allí también hay mucho que se puede hacer. 

En España, he estado reunido con venezolanos de distintas partes del país. Aquí hay casi 600 mil venezolanos registrados, la cifra puede llegar a 700 mil. Estamos trabajando en organizar un encuentro de todas las organizaciones de venezolanos en España. Es un modelo que queremos llevar a otros países para ir creando una plataforma de los venezolanos en el exterior. 

Sin embargo, yo tengo la convicción de que la política en Venezuela la deben llevar quiénes están en Venezuela. Es lo que nosotros estamos haciendo con nuestro partido, el cual ha sido el más afectado por la persecución de la dictadura. 

-¿En qué punto estamos de la negociación en México? ¿Se reanudará? ¿Ves posible que esta vez se llegue a un acuerdo político con el chavismo? 

Hemos pasado por este tránsito muchas veces. Hay un elemento que diferencia este proceso de los otros: las sanciones como una herramienta muy importante y el compromiso de los Estados Unidos de utilizarlas para lograr un proceso de democratización del país. En ninguno de los otros procesos esa era la situación. 

Creo que la posibilidad de que este proceso, a diferencia de los anteriores, pueda tener un escenario de avance es precisamente eso. Esto es muy importante entenderlo, sobre todo para quiénes alegan que las sanciones no tienen sentido. Las sanciones son la única palanca que se tiene para el proceso de negociación. No hay otro interés de la dictadura para sentarse en la mesa. 

Espero que en los próximos días se pueda anunciar que ya se retoma el proceso con el marco que ya se había acordado anteriormente.

-Juan González, asesor de Biden para Latinoamérica, advirtió que si hay retrocesos las sanciones podrían aplicarse de nuevo. ¿Qué entiende la oposición como un avance y qué como un retroceso? ¿Qué tendría que pasar para que EEUU estudie la posibilidad de levantar otras sanciones y cuál sería la línea roja que tendría que cruzar el chavismo para que estas se reviertan?

Yo coincido con esa posición. Las sanciones, así como son utilizadas para flexibilizar y promover avances en el proceso, de no haber avance, nosotros estamos de acuerdo que se revierta cualquier tipo de flexibilización. 

-¿Las sanciones son un fin en sí mismo?

No, las sanciones son una vía para lograr un fin que es la democratización de Venezuela. Esto está claramente establecido en la Ley Verdad aprobada por el Senado de Estados Unidos en 2020. Aquí se establece específicamente el foco de la política americana en promover una negociación para una elección libre, y en el uso de las sanciones como una herramienta para lograr este objetivo.

“Las sanciones son la única palanca que se tiene para el proceso de negociación. No hay otro interés de la dictadura para sentarse en la mesa”.

Esto requiere un acuerdo de todos los sectores de los Estados Unidos. En Estados Unidos, hasta ahora el Embajador Vecchio ha tenido la capacidad de mantener el tema de Venezuela como un tema bipartidista. Eso es muy importante que se mantenga.  

-Atacaron el acto del presidente Guaidó en Zulia y lo agredieron en Cojedes, incluyendo disparos a su camioneta. ¿Qué significa este hecho? ¿Por qué el chavismo está intensificando la persecución contra Guaidó y la dirigencia política del país? 

La dictadura quiere mantener al país dormido, desmovilizado y aterrorizado. Guaidó está haciendo lo que yo creo que hay que hacer: recorrer el país. Ellos están tratando de evitar que se pueda movilizar a los venezolanos.

Evidentemente, también refleja que Guaidó, a pesar de todas las circunstancias, sigue siendo el referente de los sectores alternativos en Venezuela, que tiene más respaldo y que la dictadura busca, como lo ha buscado desde hace tiempo, aniquilarlo.

“La dictadura quiere mantener al país dormido, desmovilizado y aterrorizado”

Esta política de aniquilamiento al liderazgo se manifiesta en muchos terrenos y se manifestó de una manera muy cruda con el ataque que recibió Guaidó en Cojedes.

-La Plataforma Unitaria se refundó y designó a Omar Barboza como Secretario Ejecutivo. ¿Cuáles fueron las razones que los llevaron a nombrar a Barboza, de 77 años, cuando el país demanda una renovación política? 

Lo primero que hay que entender es para qué se eligió a Barboza. A Barboza no se le eligió para que fuese la renovación de la política, sino para llevar adelante un proceso complejo que permita legitimar y renovar los liderazgos políticos a través de las primarias. 

-Él definió su rol como un “facilitador de acuerdos”. ¿Qué significa esto?

Es buscar implementar los acuerdos a los que llegamos, dos acuerdos muy gruesos, concretos, pero que requieren trabajo: el funcionamiento de la Plataforma Unitaria y la realización de primarias. Eso requiere la articulación de todos los actores políticos de la Plataforma, y más allá. Este trabajo debe incluir a sectores de la sociedad civil, y sectores que se puedan involucrar en el proceso. 

El proceso de la recuperación de la democracia en Venezuela no debe verse como un monopolio de los partidos políticos. Debe ser un tema que compete a todos los sectores. Y en este sentido, yo creo que Barboza tiene la confianza de los distintos actores, tiene la posibilidad de llegar y generar estos acuerdos.

“El proceso de la recuperación de la democracia en Venezuela no debe verse como un monopolio de los partidos políticos”

Yo no tiendo a descalificar a nadie ni porque sea muy joven ni porque sea muy viejo. En este caso, Barboza tiene la posibilidad de amarrar todos los acuerdos y facilitar los acuerdos que nos lleven a fortalecer la Plataforma, tener unas primarias y, en consecuencia, tener un liderazgo legitimado que nos permita enfrentar los escenarios que nos toquen en adelante. 

-La Plataforma Unitaria definió primarias para 2023. Semanas antes, en una conferencia en Harvard, planteaste que las primarias podían ser una herramienta para confrontar a Maduro. ¿Qué características tendrán estas primarias? ¿Se escogerá un solo candidato, se hará por fórmula, podrán postularse los inhabilitados? 

Eso es parte de lo que se está discutiendo. Hay un acuerdo de hacer primarias y ahora falta acordar primarias para qué y cómo. Te adelanto algunos temas que yo creo que son muy importantes. 

El primero de ellos es que deben de poder ser elegidos todos los venezolanos. Es decir, las primarias no pueden restringir el derecho de elegir y ser electo. Esto debe aplicar para los venezolanos en donde estén. Es muy importante que los venezolanos que están en el exterior, que son siete millones, puedan participar en este proceso.

“Es muy importante que los venezolanos que están en el exterior, que son siete millones, puedan participar”

Nosotros en Voluntad Popular hemos sido muy claros en esto. Hemos dicho desde el principio que no puede haber una discriminación de los venezolanos con respecto a la posibilidad que tengan de participar. 

Nosotros también somos de la opinión que las primarias no se deben de limitar a elegir simplemente un candidato, el cuál encabezaría este proceso, sino que sea un proceso que se pueda complementar, bien sea el liderazgo por alianza o liderazgos locales, regionales y también del exterior. 

Somos de la opinión que esto es una oportunidad para poder elegir a los venezolanos que representen a otros venezolanos en cualquier país del mundo. Esto es una oportunidad que puede permitir la organización dentro y fuera de Venezuela. Al final del día, nos necesitamos todos.

Uno de los desafíos que tenemos es aprender de los países que llevan muchos años enfrentando autocracias en las que se ha manifestado siempre una tensión entre los que están adentro y los que están afuera.

Nosotros tenemos que aprender de la historia y entender que ese conflicto entre unos y otros es promovido por las dictaduras, va en el interés de las dictaduras. Nuestro interés debe ser unificar los esfuerzos de quiénes están dentro y quiénes están fuera. Esto es perfectamente compatible.

-¿Estas primarias deben hacerse con o sin la asistencia del CNE?

Nosotros pensamos que no necesitamos al CNE para estas primarias. Así lo hemos dejado saber en las reuniones que se han tenido sobre el tema. 

-¿Aceptarán postulaciones de la Alianza Democrática?

Todos los partidos que están judicializados deben mantenerse por fuera de cualquier proceso de las primarias. Es más que evidente que quiénes se han prestado para robar los partidos de sus legítimos liderazgos, como Copei, de Acción Democrática, de Voluntad Popular y otros, son fichas de la dictadura. Son una marioneta de la dictadura. No tiene ningún sentido abrir las puertas para que puedan participar en un proceso de primarias. 

-Enrique Márquez, rector del CNE, dijo que el voto de los venezolanos en el exterior no se discutirá hasta que haya un acuerdo político. ¿Cómo podría instrumentalizarse el voto de los venezolanos en el extranjero? ¿Cómo van a votar los venezolanos en países donde está la Embajada de Guaidó? 

Lo primero es que hay que tener la voluntad política para que eso se pueda materializar. Creo que el peor error sería simplemente decir que como es muy difícil no se debe luchar para que los venezolanos que están en el exterior voten. Esto lo digo porque he escuchado de algunas personas esa posición: descartar y echar a la basura la posibilidad de que los venezolanos que están en el exterior puedan votar.

“Nuestro interés debe ser unificar los esfuerzos de quiénes están dentro y quiénes están fuera. Esto es perfectamente compatible”

Un primer gran paso es que los venezolanos que están en el exterior puedan participar en las primarias. Eso los activa políticamente, permite el registro de los venezolanos, permite que se puedan motivar y visibilizar. 

Hoy en día, con las circunstancias electorales actuales, con el CNE que existe, el registro, las restricciones, la entrega de la conducción del CNE a los intereses de la dictadura, con todo eso sería imposible. Eso es precisamente lo que se está negociando en la mesa de México.

Cuando hablamos de avances significativos en el terreno de la democratización, estamos hablando precisamente de este y otros temas, como puede ser la legalización de los partidos, las inhabilitaciones, el registro. Estos son precisamente los temas a los que nos referimos cuando se habla de poder avanzar en el terreno de la democratización a través de la negociación.

-El chavismo ha violado la integridad electoral y es poco confiable. ¿Estarían dispuestos a desmontar el gobierno encargado a cambio de la promesa del chavismo de permitir el voto en el exterior? 

Eso no está planteado en estos momentos. Ahorita ni siquiera está la negociación en mesa. Creo que lo importante es que el proceso se pueda iniciar. El gobierno interino tampoco es un fin en sí mismo, el gobierno interino es una vía para un fin, y tiene un mandato.

“El gobierno interino es una vía para un fin”

Según el artículo 233, la presidencia encargada tiene como meta lograr unas elecciones libres. Eso lo tenemos que entender, sé que el presidente Guaidó lo entiende de esa manera. Evidentemente, todo pasa por lograr que en Venezuela se pueda dar un proceso de elecciones libres, justas y verificables. 

-Gustavo Duque, alcalde de Chacao y directivo de Fuerza Vecinal, entregó al GOES a un grupo de jóvenes dirigentes mientras pintaban un mural por los 5 años de la muerte de Neomar Lander. ¿Fuerza Vecinal participará en las primarias? 

El caso de los jóvenes entregados por Gustavo Duque a la dictadura es un caso muy elocuente de lo que está pasando hoy en la dinámica política de Venezuela. Con este caso, se vio la cara del represor nuevamente, la dictadura de Maduro, pero también se vio la cara del colaborador. Tan nocivo es el represor como el colaborador.

Duque se prestó a colaborar con la dictadura. En todo sentido: arrestando a los jóvenes, entregándolos a la dictadura, y también alimentando la narrativa de la dictadura. Llegó a decir que poner un grafiti conmemorando el asesinato de Neomar Lander, a cinco años de su muerte, era vandalismo y ameritaba que se detuvieran a estos jóvenes. 

Es muy evidente que la colaboración que tienen con la dictadura no se limita a simplemente detener a unos jóvenes, es una colaboración que se expresa en distintos ámbitos. Allí hay una realidad económica. Es bien sabido todos los intereses detrás de la empresa de recolección de basura que está detrás de estas alcaldías (Fospuca), los intereses que están detrás de esta empresa son ampliamente conocidos. 

-El profesor Ricardo Hausmann dijo que las primarias no serán sencillas; se trata de intentar hacer unas elecciones libres en un contexto donde una dictadura socava tu capacidad de movilización. ¿Cómo superar este reto?

Ese es el desafío. Creo que los venezolanos van a estar dispuestos a enfrentarse, como lo han hecho muchas veces, a procesos que les pidan su participación sabiendo los riesgos que estos contemplan. No es primera vez que eso ha pasado. Pasó en el año 2017, en el año 2020 en la consulta, en las primarias en el 2012, en el proceso de legitimación de los partidos. Ha pasado en muchas oportunidades que los venezolanos han sido llamados a participar sabiendo lo que hay en riesgo y los venezolanos han participado.

“Todo pasa por lograr que en Venezuela se pueda dar un proceso de elecciones libres, justas y verificables”

El reto está en que la gente le dé sentido a esto. Si los venezolanos, dentro y fuera de Venezuela, le ven sentido, le ven credibilidad y entienden la importancia de legitimar los liderazgos a través de primarias, y el proceso está montado de forma clara y sencilla, que se convoque a todo el mundo, creo que eso puede generar una expectativa positiva que, a su vez, genere la movilización de los venezolanos. 

-Hablemos del tema internacional. EEUU no invitó a las dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua a la Cumbre de las Américas. Sin embargo, tampoco invitó al presidente Guaidó. El presidente Guaidó dijo que esto era un error. ¿Qué opinas de esto? ¿Cuál es tu balance hasta ahora de la política exterior del presidente Biden hacia Venezuela? 

Yo creo que fue correcto no haber invitado a las dictaduras, pero la manera en cómo se implementó fue desordenada. Creo que se ha debido haber dicho desde hace tiempo, por lo menos un mes o mes y medio antes de la Cumbre, que había ya una decisión definitiva de no invitar a las dictaduras y asumir una Cumbre con esas características. Creo que si eso hubiese estado claro hubiera sido una Cumbre más exitosa. 

-Un avión iraní con tripulación venezolana, un piloto de la Guardia Revolucionaria de Irán y sancionado por Estados Unidos fue retenido en Argentina. ¿Qué implicaciones tiene este hecho para la seguridad del continente? ¿Qué nos dice sobre la efectividad o no de las sanciones? 

Eso es un caso que pone de relieve lo que hemos venido hablando desde la pregunta inicial: la vinculación de todas estas autocracias como una red. Una estructura de cleptocracias, de crimen organizado, de la que Venezuela es una parte muy activa. 

Es una red que involucra a China, a Rusia, a Irán, a Turquía, a Cuba, por nombrar los principales países. Es una red que en la que buscan taparse unos con otros y mantener su estructura de crimen organizado. 

El caso del avión es muy elocuente. Es un avión de propiedad de Irán que se lo compra Venezuela, lo pintan, le cambian las siglas y meten en una tripulación mixta, a venezolanos y a iraníes. Resulta que los iraníes, nada más y nada menos, son parte de la Guardia Revolucionaria. Es decir, nada tiene que estar haciendo como pilotos de un avión de Conviasa.

Este hecho pone en evidencia que aquí hay mucho más. Hay unas relaciones que se están manifestando con intercambios de cualquier cosa: intercambio de armas, de bienes, de sustancias ilegales. 

Hay que estar muy claros que aquí hay un plan, un compromiso que es atacar y socavar los sistemas democráticos. Es una red que busca afectar la salud democrática de los países. Esta red, de la que Rusia e Irán son parte muy activa en el continente americano, utilizan distintos mecanismos para penetrar las democracias del continente, socavarlas, y buscar que estos países puedan transitar hacia las autocracias.

“Hay que estar muy claros que aquí hay un plan, un compromiso que es atacar y socavar los sistemas democráticos”

Este es un caso que pone sobre la luz pública, la gravedad de estas relaciones. Por muchos años, esto se ha venido diciendo. Pero, por muchos años también, esto se ha buscado desestimar como teorías de conspiración. Este caso pone en evidencia que no es una exageración, es una realidad: se están articulando los enemigos de la democracia. 

A China y a Irán no los une la ideología, los une su compromiso con debilitar y socavar la democracia liberal como concepto. 

-Hace algunas semanas, se cumplieron tres años del 30 de abril de 2019. Un hecho que genera reacciones divididas en Venezuela. Te pregunto. ¿Qué fue el 30 de abril? ¿Un Golpe de Estado, una operación de liberación fallida? ¿Qué falló ese día?

El 30 de abril fue una protesta militar, policial y popular. Lamentablemente, no escaló al nivel que se había planteado porque hubo compromisos que se hicieron que no se cumplieron. Hubo un compromiso con Maikel Moreno de sacar una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que iba a salir antes del mediodía. Moreno había negociado abiertamente con sectores del gobierno interino y del gobierno americano, a través de una persona se llamaba Framik Rojas, una sentencia que iba a salir y que ya estaba redactada. 

Esta sentencia era el indicador para otros pronunciamientos, de distintas jerarquías, pero había gente de muy alto nivel comprometidos que se iban a pronunciar.

“Hubo un compromiso con Maikel Moreno de sacar una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que iba a salir antes del mediodía”

Lo que se tenía en mente no era un escenario de conflicto ni de una toma de un espacio en particular, más bien una protesta. Un alzamiento popular, militar, policial en las calles que acompañada de la sentencia que iba a definir la ilegalidad de la Constituyente, el fraude de la elección del año 2018 de Maduro y llamar a unas nuevas elecciones. Iba a llevar la crisis institucional a un nivel distinto para que pudiese generarse un proceso hacia una transición. 

Yo tenía contacto con varios sectores militares, ejército, Guardia Nacional, Sebin, Dgcim, Faes y Policía Nacional. Yo no tuve ningún contacto con Moreno o Rojas. Al no publicarse la sentencia, no hubo posibilidad de que se dieran los demás pronunciamientos y todos aquellos que estaban comprometidos no se activaron. 

“Iba a llevar la crisis institucional a un nivel distinto para que pudiese generarse un proceso hacia una transición”

Quien desmorona esa intención fue Maikel Moreno y quiénes estaban encargados publicar la sentencia. 

Lo que terminó ocurriendo en Bolivia meses después, es lo que estaba planteado: una protesta popular a la que se le suman policías, eso escala la protesta y la crisis institucional a un nivel distinto y eso podía dar paso a un proceso de transición que siempre terminaría en una elección. Eso siempre ha sido lo que se ha tenido en mente: que todo este proceso nos lleve a una elección libre. 

-A tres años de este evento, ¿Qué lecciones te dejó, en lo personal, y en general, a la lucha por la democratización en Venezuela?

Nosotros en Venezuela estamos secuestrados por una dictadura criminal, una estructura criminal. Todos estamos en nuestro legítimo derecho de transitar los caminos que nos permitan salir de la opresión y del yugo que representa la dictadura. Creo que los caminos están en los números, es decir, en organizar la capacidad de movilizar a los venezolanos masivamente. Movilizarlos o a las calles, o a un proceso en el que se puedan expresar por el voto. Ahí es donde tiene que estar el centro del esfuerzo que nosotros hagamos.

Debemos buscar a la gente. Que la gente se pueda manifestar o en la calle, o con el voto.

Por supuesto, hay muchas lecciones de lo que fue este proceso del 30 de abril. En particular, los compromisos que se habían asumido y no se cumplieron, y las responsabilidades que se habían asumido de cosas que iban a suceder y no terminaron sucediendo. 

+1