A lo largo de estos años, la dictadura ha humillado y empobrecido a todo el pueblo de Venezuela, hoy ningún sector se escapa de la terrible crisis humanitaria que ha sumido Maduro y su régimen a nuestro país. Cada día se deteriora aún más las condiciones de vida de la inmensa mayoría de los venezolanos.

Los trabajadores del sector salud son unos de los más afectados no solo por la profunda crisis humanitaria causada por la dictadura, sino por la llegada del COVID-19 cuando el sistema hospitalario está en ruinas. Los hospitales no tienen agua (el más elemental e imprescindible recurso para la acción sanitaria y el insumo básico para la recomendación elemental: lavarse las manos). En la mayoría son recurrentes los fallos del servicio eléctrico.

Todos los hospitales, absolutamente todos, carecen de los insumos mínimos básicos para atender a los pacientes y para proteger a los profesionales de salud. Nuestro personal sanitario no tiene batas, gorros, guantes, mascarillas, provisiones de alcohol, jabón y demás artículos para evitar la multiplicación acelerada de los contagios. Con lo único que cuenta nuestro personal sanitario es con su voluntad para seguir salvando vidas.

Conscientes de esta situación, desde el Gobierno Legítimo creamos y trabajamos muy duro en conjunto con nuestros aliados internacionales para llevar a cabo Héroes de la Salud, un plan que brinda apoyo a más de 60 mil trabajadores públicos del sector salud en Venezuela, quienes recibirán durante 3 meses una ayuda de 100$ al mes.

Sabemos que no es suficiente, y no lo será hasta que logremos salir de la dictadura.

La dictadura puso mil trabas que demoraron el proceso, pero la persistencia de un equipo comprometido con la libertad y el bienestar de nuestro pueblo pudo más. Pudimos sortear cada barrera, cada fraude y cada trampa que levantó la dictadura.

Con Héroes de la Salud tratamos de reconocer el valor y la determinación de nuestros médicos que ganan salarios míseros que no les permite cubrir ni siquiera la canasta básica en medio de esta pandemia. Sin embargo, sabemos que no es suficiente, y no lo será hasta que logremos salir de la dictadura. Ese es nuestro compromiso de vida que estamos dispuestos a cumplir a cualquier costo.

1+