Sala de comunicaciones

COMUNICADO

Por septiembre 18, 2022 Sin comentarios

Seis afirmaciones sobre la crisis de la empresa Monómeros

El jueves 15 de septiembre, la dictadura de Nicolás Maduro tomó el control de la empresa Monómeros Colombo Venezolanos S.A. No solo impuso una nueva Junta Directiva, sino que mantuvo, en la responsabilidad de la Gerencia General, a Guillermo Rodríguez Laprea, el funcionario denunciado por corrupción, cuya remoción fue ordenada por el Gobierno Interino el 21 de octubre de 2021, tal como lo señala el Decreto Número 38, firmado por Juan Guaidó Márquez.

Esto significa que la empresa Monómeros volverá a ponerse al servicio de la dictadura de Nicolás Maduro, y que los hechos de corrupción que allí se han cometido podrían quedar impunes. Frente a estos riesgos quiero señalar:  

Primera afirmación: la justicia debe actuar

Los hechos de corrupción ocurridos en Monómeros, denunciados por la Superintendencia de Sociedades de Colombia, deben ser investigados y castigados. Esta ha sido mi posición desde el primer día. También es la postura del Gobierno Interino de Juan Guaidó y del partido Voluntad Popular. 

Segunda afirmación: no designé ni removí directores ni en Monómeros ni en ninguna empresa de Estado

Me desempeñé como Coordinador del Centro de Gobierno, del Gobierno encabezado por Juan Guaidó Márquez, en el período comprendido entre el 28 de agosto de 2019 y diciembre de 2020, cuando el Centro de Gobierno fue disuelto, de acuerdo a la modificación que se hizo del Estatuto de la Transición el 28 de diciembre de 2020. 

Tal como lo ordena el Estatuto que rige la Transición a la Democracia para restablecer la vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, las juntas directivas de las empresas estatales solo pueden ser designadas por la Asamblea Nacional. ¿Qué significa esto en concreto? Que los nombramientos solo podían efectuarse como resultado de una negociación entre las distintas fracciones del parlamento. Es evidente que este modelo limitó el control del gobierno interino sobre el funcionamiento de la empresa.

Tercera afirmación: Recomendé y apoyé la destitución de los señalados de corrupción y la reorganización de la empresa

Durante el ejercicio de mis funciones mantuve contactos, tanto con la Junta Directiva como con la gerencia de Monómeros. También con el gobierno de Colombia, que muy temprano alertó sobre posibles hechos de corrupción y mala administración de la empresa. Una vez que la Superintendencia de Sociedades de Colombia, en agosto de 2021, ratificó sus denuncias, trabajé para lograr el consenso alrededor de dos cuestiones fundamentales: remover a los señalados de corrupción y dar inicio a la reorganización de la empresa. El presidente Juan Guaidó Márquez llevó el caso a la Asamblea Nacional, pero no logró la mayoría necesaria para avanzar en la propuesta.

Cuarta afirmación: Es absolutamente falsa, la acusación que me vincula, y a funcionarios del gobierno de Colombia, a la empresa Nitron y a un supuesto intento de “toma hostil” de Monómeros

Cualquiera lo puede investigar en la web: Nitron es una empresa multinacional de origen estadounidense, con operaciones en decenas de países, cuya relación comercial con Monómeros es de muchos años. Ni es una empresa de maletín, ni tiene vínculo alguno con el Gobierno Interino, ni tiene ni ha tenido relación alguna conmigo. Debo añadir que la compra de materias primas en Monómeros es competencia del Gerente General. E insisto, ninguna de las personas que han ocupado la Gerencia General de la empresa han sido propuestos, ni por mí ni por Voluntad Popular. 

Solo en dos ocasiones, el Gerente General consultó a la Junta Directiva, constituida por cinco personas, sobre los acuerdos con la empresa Nitron. Lo hizo porque para solicitar la ampliación de las líneas de crédito, dando garantías sobre el inventario, debía contar con la aprobación de la Junta Directiva. Reitero, no para comprar materias primas sino para constituir las garantías. Solo uno de los miembros de esa Junta Directiva, Carmen Elisa Hernández, fue propuesto por Voluntad Popular. 

Aprovecho para señalar que Carmen Elisa Hernández renunció a la Junta Directiva de Monómeros el 12 de septiembre de 2021. 

¿Entonces, de donde surge la acusación en mí contra? ¿Quiénes inventaron lo de la “toma hostil”? Los señalados. Los corruptos. Contrataron abogados y lobistas, en Colombia y en Estados Unidos, para crear el relato, con el único propósito de mantenerse en la empresa, desconociendo las decisiones del Gobierno Interino. 

La única toma hostil fue la perpetuada por Rodríguez Laprea y sus secuaces.

Quinta afirmación: La situación de Monómeros era grave, antes de la constitución del Gobierno Interino

A comienzos del 2019, la perspectiva de Monómeros era realmente grave. Sancionada por la OFAC, porque ella había servido para financiar al régimen de represión, tortura y violación sistemática de los Derechos Humanos, Monómeros experimentaba una extendida crisis reputacional, severas limitaciones para acceder a créditos, materias primas y mercados, entre muchas otras dificultades. 

Una vez que el gobierno del Presidente Guaidó tomó el control de la Directiva, logró una licencia de OFAC que permitiría lograr el buen funcionamiento de la empresa. Pero, en realidad, el escepticismo hacia la empresa se mantuvo, por lo que sus operaciones, por ejemplo, de acceso al financiamiento, mantuvieron un gran nivel de dificultad y de altos costos.

A ello hay que sumar las consecuencias del colapso de Pequiven, que suministraba materias primas subsidiadas; el impacto que la pandemia produjo en el sector petroquímico, a escala global; las fallas en la cadena de suministros, ocurridas en todo el planeta; las dificultades legales causadas por las entidades que no reconocieron a la Junta Directiva designada por el Gobierno Interino; estos y otros factores actuaron para que el objetivo de recuperar la empresa, a partir de comienzos del 2019, no produjera los resultados que se esperaban.

Sexta afirmación: Con la llegada de Gustavo Petro a la presidencia de Colombia, las amenazas sobre Monómeros se mantienen y profundizan

Una vez que el presidente Gustavo Petro ha anunciado el establecimiento de relaciones con la dictadura de Nicolás Maduro, y ha anunciado su apoyo político y legal -en relación a la investigación que adelanta la Corte Penal Internacional- se ha iniciado una campaña, desde Venezuela, para involucrar a todo el Gobierno Interino en la crisis de Monómeros, lo que beneficia a los responsables directos de la corrupción. 

Ahora mismo, los intereses de los corruptos de Monómeros y de sus socios contratistas, y los del régimen de Maduro, que se proponen aprovechar el caso para deslegitimar al Gobierno Interino, confluyen en este propósito: promover un escándalo, politizar la investigación y exonerar a los verdaderos responsables.

Leopoldo López

+3